BetRTR

Jugar por Dinero Real
100€ de bono gratis
Haga clic aquí

BetRTR > Artículos >

Vol.13: Despertándome en Portugal, foldeando Ases de mano Preflop y la apuesta de cucaracha de E

Poco después de volver de Portugal Gina y yo nos convertimos en pareja oficialmente. Era casi verano y yo tenía bastantes razones para ser feliz y creía que se habían acabado los días más oscuros. Estaba metido en algunas apuestas paralelas y creía que tenía buenas posibilidades, pero aparte de esas, durante varios meses no aposté a nada. El cambio vino solo, simplemente no me encontraba pensando en apuestas tanto como antes.

Gina tuvo mucho que ver con eso, aunque ella no tenía ni idea de ninguno de mis problemas. Era exactamente la chica que necesitaba en ese momento. Era muy sensata, no le gustaba mucho la fiesta y me reñía a menudo por mi estilo de vida. Si gastaba mucho dinero en cosas ridículas como fiestas, se enfadaba conmigo. Era bastante buena jugando al fútbol incluso había ido a campamentos de entrenamiento del equipo nacional femenino de Finlandia. Ahora sé que el poker para mí significa disciplina. Cuando estaba con ella empecé a dar mis primeros pasos para convertirme en un jugador de poker mejor, mentalmente.

Había leído antes el libro de Tommy Angelo Elementos del Poker, pero por alguna razón volví a leerlo en mayo de 2009. Y entonces fue cuando realmente lo entendí. Me di cuenta de que era bastante bueno en el juego que todo lo que hacía mal era por problemas mentales. Me tilteaba mucho, apostaba demasiado y nunca me ponía objetivos, nunca paraba cuando no estaba jugando bien. Empecé a estudiar de forma muy entusiasta la parte mental del poker y el libro de Tommy fue una gran ayuda. Todavía hacía cosas mal y a veces me ponía objetivos poco realistas que me llevaban al tilt y la frustración. Tardé seis meses más y me costó tocar fondo para poder encontrar mi camino, pero ya me estaba aproximando.

El Main Event del Helsinki Midnight Sun 3000€ era a principios de junio. Había gastado todo el dinero que tenía de los torneos de TowerGaming en primavera y se suponía que iba a recibir una segunda parte pronto. Todavía no teníamos la fecha y no estaba hablando mucho con los managers pero siempre me habían contestado a los emails y eran muy cooperativos. Así que cuando recibí un mensaje de “fuera de la oficina” cuando pedí el buy in del Midnight Sun, no le di muchas vueltas. Ya me habían dicho antes que podía vender acciones y como no quería poner 3000€ de mi propio dinero, vendí el 50%.

El torneo fue bastante bien. Tenía mucho más que la media después del día uno y estaba en el top 10 en fichas, algo que se mantuvo durante casi todo el torneo. El día dos las ciegas como siempre en Helsinki subieron bastante rápido y con aproximadamente 25 jugadores restantes y 17 por debajo de la media, estaba entre 25 y 30 ciegas grandes.

No había jugado mucho al poker live. Algunos torneos solo, pero sí había jugado mucho en partidas caseras donde la gente no era tan estricta sobre las apuestas en cuerda y otras reglas. No tenía ni idea de algunas cosas que no podía hacer. En este caso me costó a mí y a la gente que me había comprado acciones, mucho dinero. Principalmente fue por ser ingenuo, pero dejad que os cuente toda la historia.

Tenía el asiento 9 en nuestra mesa. En el 1 estaba un chico que había ganado prácticamente todo en la escena del live en Finlandia. Era el campeón del año pasado del Midnight Sun. Y también un jugador de nosebleeds muy conocido, pero no voy a dar su nombre online. Es un chico muy majo y hablamos un rato. Yo como siempre había sido algo salvaje en la mesa (ya me he calmado un poco pero por aquel entonces era como un canguro que se había metido speed y hablaba bastante alto en general; siempre moviéndome, levantándome y hablando), el dealer ya me había advertido una vez y parecía muy tilteado conmigo. Vino una mano en la que el tipo del asiento uno metió un all in de 11BB desde UTG y me vino foldeada. Hice lo que siempre hacía en los home games, levanté mi primera carta (un rey) y después miré la otra lentamente usando el rey como cubierta. Una jota, foldeé. El dealer no dijo nada ni me advirtió ni declaró mi mano como nula antes de foldear. Me permitió tomar una decisión y según esto no tuve más razones para pensar que ese comportamiento no estaba permitido ni que mi mano sería declarada nula al final.

Justo una ronda después vuelve a shovear 11BB desde UTG. Me vuelve a venir foldeada y destapo mi primera carta: un as. Despacio miro mi segunda carta… ¡otro as! Lanzo mis fichas al bote y el dealer dice que mi mano es nula. Explica lo ocurrido y el jefe de sala confirma que mi mano queda anulada. Le pregunto entonces que por qué mi mano de KJ no fue declarada nula y no dice nada. Por supuesto que él tiene razón y yo era idiota pero me hubiera gustado que el dealer no hubiera ido en plan personal a por mí y me hubiera advertido la primera vez.

Todavía tenía un buen stack, mejor que la media y solo quedaban 19 jugadores. Quedaba un puesto para la burbuja y yo raiceaba casi todas las manos de la mesa, en plan maníaco. Conseguí 35 ciegas grandes, que estaba muy por encima de la media. Tras subir 10-15 veces con nada finalmente conseguí una buena mano: reinas de mano. Hice mi raise estándar de 2,5x (se raiseaba más antes) desde el cut-off, rezando que alguien se metiera. La persona al lado metió all in por lo que eran unas 35 ciegas grandes también. Era un nitardo de 40 años y por un segundo pensé en foldear. Llevaba un buen rato sin jugar ni una mano. Pero entonces recordé lo agresivo que había sido y cómo debería ver una mano como TT o AK como las nuts aquí. Me pregunté lo que mis amigos harían en esta situación y no se me ocurría ni una persona que hiciera snap call aquí. Ya pensaba que estaba haciendo slowroll. Hice call, tenía ases de inicio y no conseguí una reina.

En 2011 todavía creo que no foldearía aunque me he dado cuenta de que el poker live depende mucho de la intuición, los reads y las jugadas no estándar. En el año pasado me encontré en tres spots totalmente ridículos jugando live en torneos grandes, donde me encontraba en una situación donde foldear te parecería una situación imposible a menos que estuvieras ahí. En cada uno de estos spots he sabido que me criticarían las manos si las posteaba. La primera vez tenía KK unas 50 big blinds e iba deep contra un tío que me metió 5bet en lugar de ir all in en un torneo live de 2k. Yo había sido muy activo y no habría parecido ilógico ni ridículo 4bet/fold KK aquí. Estaba preparando el call del 5bet shove, ya que básicamente le estaba induciendo a farolear 5bet, pero hizo una apuesta tan pequeña de 5bet sin dejarse nada de fold equity que me puse malo. Algo me decía que tenía reyes o ases y yo tenía dos reyes bloqueados. Al final tenía AA. La segunda vez foldeé nut flush en el 3k Helsinki Freezeout este año que acabé ganando. Ese call fue el call de mi vida y de hecho el que más dinero me ha dado. Limpeé con AdTd en el button en un spot donde los tamaños de los stacks eran una mierda para aislar. El flop de 5 jugadores vino Jd5d3d, y la big blind dejó una apuesta de medio bote. UTG+1 que había limpeado, hizo call, yo metí un raise bastante grande, la BB foldeó y UTG+1 (quien yo no pensaba que era un buen jugador) volvió a hacer call. En el turn vino otro cinco, él hizo check y yo también. El river no trajo nada y apostó 30k en 35k, que fue exactamente mi stack. Tanqueé una eternidad, debería ser posible para él tener un flush más pequeño si cree que tiene las nuts, pero de alguna manera súper que tenía un boat. Foldeé diciendo “tío, esto es muy sick pero estoy seguro de que tienes treses de mano ". Y me mostró su pareja de treses. La última vez fue en Deauville en el EPT 5k de este año cuando foldeé AQ en un board de 22QQA. Sigo sin saber lo que el otro tenía. Hay un hilo aquí: http://forumserver.twoplustwo.com/87...d-nuts-966376/

Tras la mano de QQ<AA me quedaban 2 BB y busteé dos manos después. Al mismo tiempo que yo, un chico busteó en otra mesa. Yo acabé en la burbuja. Recuerdo el tren de vuelta a casa. Quería matar a alguien, me encerré en el baño del tren y me puse a golpear las paredes de forma histérica y casi lloro. Por supuesto, lo peor no fue la burbuja, fue que fui un idiota y foldeé ases preflop. Sabía que me esperaba un mar de sangre en internet. La mano había salido en las actualizaciones live y todo el mundo desde mis bancadores hasta gente random se estaba metiendo conmigo. No podía más con la presión así que metí todo el dinero que tenía online en la ruleta. Por suerte no tenía mucho dinero (unos $4K) y conseguí controlarme antes de depositar más.

Se suponía que también tenía que ir a las WSOP. Vendí algunas acciones para los eventos paralelos más pequeños, pero mi abuela falleció una semana antes. Tras un duro año luchando, había perdido la batalla contra el cáncer. Solo la veía una vez al año porque vivía lejos y hablaba con ella quizá una vez al mes, pero seguía siendo mi familiar más cercano. Yo era su único nieto y me había mimado muchísimo cuando era niño. Había sido una abuela fantástica. Era de esas abuelas a la antigua y por esa razón mi madre había decidido que no podíamos contarle lo que hacía para vivir. Cuando me enteré de su muerte al principio no sentí nada. Todavía no sé por qué, quizá porque no pude verla durante sus tratamientos y había pasado mucho tiempo desde la última vez. Pero aun así, sigo recordando a mi madre llorando histérica en el teléfono y yo sin sentir nada. En vez de estar triste, me sentí increíblemente culpable por no sentir el mismo dolor que mi madre. Empecé a odiarme y decidí que no estaba en el mejor momento para ir a Las Vegas. Después de lo que hice a finales de 2009 se decía que nada de esto había pasado y que había vendido acciones para sacar algo de pasta rápido y poder jugar online, pero no es cierto. No hubo nada raro y además tenía un bankroll bastante decente en el verano de 1990. La muerte de mi abuela solo me impactó un par de meses más tarde. Me afectó tremendamente y sobreviví a la pena como siempre hacía, emborrachándome y jugando al poker.

Ese verano también empecé mi proyecto de entrenamientos. No era tan bueno, pero sí podía ayudar a los jugadores de low stakes a mejorar. Creo que todos estuvieron contentos con el servicio. Tiene gracia, todavía no era un jugador fuerte, pero parecía ser bueno enseñando las cosas que mis estudiantes realmente necesitaban. Todos jugaban de forma mecánica y les enseñé a seguir líneas más imaginativas. Esto hizo que al principio se extrañasen, pero al final todos mejoraron y subieron de nivel, algo que yo no conseguía hacer.

Mi juego no fue nada bien en verano. Jugué bien, pero no genial. Me costaba acabar con un winrate decente en NL100. La razón era sencilla, el juego se había vuelto más difícil y yo llevaba meses sin estudiar. Incluso los regulares malos estaban empezando a aprender y había nuevos jugadores subiendo en los rangos. Y cuanto menos ganaba, más crecía mi interés en otras cosas que no fuera el poker. Lo probé todo. Incluso contraté a un experto de feng shui para venir a mi casa y poner mis muebles en la dirección correcta para que no hubiera energía negativa. En algún momento me entró una superstición increíble y cada vez que iba all in soplaba muy fuerte para que los bad beats se esfumasen. En vez de estudiar solo me interesaban las cosas fuera del poker. Compraba bayas gorgi y todo tipo de “súper alimentos” en internet, empecé a ir al gimnasio cinco días por semana. Quería convertirme en el grinder perfecto y tener una vida equilibrada. Creía que eso me daría ventaja en las mesas.

Por aquella época también dejé de trabajar para Pokerisivut. Creo que tuve la reunión en mayo o junio. Había fallado en muchas entregas y le había costado mucho dinero a la empresa. Se suponía que tenía que escribir más de 20 artículos para el último número pero estaba muy ocupado sintiéndome deprimido por culpa de Helena y emborrachándome y no escribí ni una palabra desde entonces. Y ellos tienen comerciantes, y todo el mundo tiene fechas de entrega. Cuando tuvieron que posponer la impresión de la revista, les costaba mucho dinero cada vez. Yo ya iba dos semanas de retraso. No sé cuánto les costaría pero seguro que no les salió nada barato ese número. Supongo que algo de cinco cifras solo porque su escritor actuaba como un niño de doce años envuelto en auto compasión por culpa de una chica. Es un milagro que nunca me despidieran oficialmente. Al final me dijeron que no podían mantenerme como un editor a tiempo completo ya que fallaba muchas entregas. Me preguntaron si conocía a alguien que pudiera reemplazarme y les sugerí a BAP (el amigo que conocí en Las Vegas). Les fue bien desde el principio y a pesar de que él no tenía experiencia periodística tenía buen estilo y acabó escribiendo para Pokerisivut hasta el final de la revista. Apuesto a que los dueños se lamentaban de no haberle contratado a él desde el principio. Yo seguía escribiendo alguna que otra pieza como freelance e incluso no fallaba tanto en las entregas ya que mi vida era más organizada ahora.

A finales de julio eran los European Masters Of Poker en Barcelona, y fui a jugar. Era solo un torneo de 1100€ y en parte fui para divertirme. Mi amigo E y yo compartimos habitación, el mismo chico con el que tuve aquella noche loca en Portugal. Acabé sacando algo de dinero del torneo, algo más de 3000€, y también escribí noticias live para Pokerisivut cuando jugaba, lo que fue un logro. Pero también conseguí acabar totalmente borracho una noche.


La noche anterior habíamos intentado salir. No pudo ser, porque mientras mi amigo E y yo nos tomábamos un par de copas antes de salir, E tuvo la fantástica idea de mear desde la ventana. Estábamos en el piso 4 y se puso a hacerlo sin mirar si había alguien abajo. Por supuesto, fue a dar justo a la cabeza de un portero del tamaño de una nevera que trabajaba en el club que estaba directamente abajo. Nunca me olvidaré de la cara de E cuando oyó los gritos del portero, vio su cara cubierta de pis y se metió para dentro muerto de miedo. Por suerte nunca descubrieron de qué ventana cayó la lluvia dorada. Pero nos quedamos dentro, cerramos las persianas y no volvimos a salir esa noche. Menos mal que nunca nos pillaron.

La noche siguiente quedamos con unos jugadores y unas chicas que yo conocía que vivían en Barcelona. Yo llevaba bastante dinero y acabaron robándome a las cuatro de la mañana. No recuerdo mucho sobre esa noche ni la cantidad exacta (supongo que unos miles de euros), pero lo típico de Barcelona. Estaba muy bebido y me atacaron unos tipos, no pude hacer nada. En fin, a E también le atracaron. Estábamos sentados en una terraza de un bar y un tipo vino vendiendo rosas y por alguna razón le quiso comprar cinco. Eran un euro cada una. E solo tenía billetes de 50 así que le dio uno al tipo esperando la vuelta. Pero en vez de hacerlo, el tipo le lanzó las rosas a la cara y echó a correr. E se cabreó bastante pero nosotros solo nos reímos.
Poco después de Barcelona me pidieron que fuera a un programa de entrevistas finlandés. Era un buen programa que me gustaba bastante así que acepté. Fui vestido con la ropa de TowerGaming y respondí a sus preguntas. Me pareció que todo iba bastante bien hasta que me preguntaron por la mano con la que busteé del Main Event de las WSOP en 2008. Estaba claro que me tenían que preguntar sobre la j**** mano que me había inventado. Fue uno de los peores momentos de mi vida y se puede ver perfectamente lo incómodo que estaba. Incluso miro en otra dirección totalmente durante todo el tiempo que hablamos de las WSOP. No es necesario ser un especialista para ver que estoy mintiendo al hablar. Me pregunto cómo he sido capaz de ganar dinero en cualquier torneo live, está claro que soy un libro de abierto. El vídeo se convirtió en un favorito de los haters. Cuando admití lo que había hecho tras el escándalo de TowerGaming y salió lo de la gente que había perdido dinero, también admití que había mentido sobre esa mano y conté toda la verdad. Alguien sacó de nuevo el vídeo y posteó esa parte en la que explicaba la mano y otros estuvieron de acuerdo diciendo que yo era un mentiroso patológico que obtenía placer al decir mentiras. Quería desaparecer de la tierra. Tenía tanta vergüenza que casi no salí de la habitación durante semanas, pero ya os contaré esa historia.

Una noche después de esa entrevista le pregunté a E si quería quedar para tomar unas cervezas. De hecho lo que dije exactamente fue una cerveza. Estaba preocupado porque se tenía que levantar pronto por algo y le prometí que no beberíamos mucho. “Será solo una cerveza y hablaremos sobre cosas de chicos y poker, eso es todo."

12 horas más tarde estábamos de camino a Lisboa, durmiendo en un avión sin tener ni idea de lo que pasaba.

E y yo siempre lo pasamos genial. Es un chico súper abierto y a todos mis amigos de poker también les gusta. Nos lo pasamos muy bien hablando esa noche y una cerveza siguió a la otra. De pronto estábamos algo borrachos. Llamaron unos amigos jugadores preguntando que si queríamos ir a una fiesta. Era verano y las fiestas de ese club solían ser afuera en la terraza y se suponía que iba a estar muy bien. Decidimos unirnos y acabamos más borrachos.

Casi no recuerdo nada después de entrar en el club. Nos tomamos unos chupitos y de pronto estábamos borrachos como cubas. Recuerdo que hicimos una apuesta de cuatro figuras para ver el mejor de un pulso. Jeans llegó con su novia y pedimos más chupitos.

Lo siguiente que recuerdo fue el cinturón de seguridad del avión. Estoy tumbado en tres asientos como si fueran una cama. Tengo el zapato de E como almohada y huele a podrido.

Damas y caballeros pronto aterrizaremos en Lisboa.

Esto es un sueño

Abrochen sus cinturones y apaguen sus aparatos electrónicos.

¿Pero qué...?

Me levanto. E está durmiendo al otro lado del pasillo. Veo a Jeans y a su novia. Empiezo a recordar cosas. Un taxi. Un aeropuerto. Pasar por el detector de metales haciendo una pirueta de baile y fallar. La señora del mostrador. Madre de dios, esto es real, vamos a Lisboa. El sol que entra por la ventana hace que me duela la cabeza. Esta es una de las peores resacas de mi vida.

Son las 9AM en Lisboa y no sabemos qué hacer. Vamos y pedimos dos habitaciones de habitación en un hotel cualquiera. Ninguno de nosotros tiene equipaje ni batería en el móvil. Sé que Gina debe de estar increíblemente enfadada, pero sin ordenador y sin teléfono es imposible contactar con ella. Tengo un modelo de Nokia antiguo y tardé dos horas de caminar bajo el sol para encontrar una tienda que vendiera cargadores de ese modelo. Fuimos a un H&M y cada uno compramos cuatro camisas, cuatro piezas de ropa interior, calcetines, pantalones cortos y demás. Después nos fuimos a dormir.

Compramos vuelos de vuelta para un par de noches más tarde. Pensamos que ya que estábamos en Lisboa podíamos quedarnos un par de días. Gina estaba tan cabreada que no quería ni hablar conmigo y me pareció buena idea quedarme allí y esperar a que se calmase.

Fuimos al casino de Estoril a jugar al poker. Yo era el mayor perdedor, gracias a jugar contra dos jugadores bastante superiores que yo. También salimos a beber una noche. Jeans y su novia se habían ido a un club así que fuimos E y yo solos. Pedimos un taxi al hotel para ir a la ciudad y apostamos cuánto sería el precio del viaje si sería un número par o impar. Yo había elegido impar y cuando el taxímetro se paró en 39,05 empecé a celebrar. Después el muy cabrón decidió mover el taxi un metro y subió a 39,10. Empezamos bien la noche.

Quedamos con Jeans y su novia más tarde. De camino al club vimos una cucaracha enorme en el suelo. La novia de Jeans gritó. Vimos cómo salía de una alcantarilla y tenía como huevos debajo, así que probablemente era una cucaracha embarazada. “¿Cuánto me pagáis si me como eso?”, dijo E, siempre listo para hacer apuestas de lo que sea. Yo estaba pensando en una cantidad y estaba a punto de decir 500 euros. Justo antes de que abriera la boca, Jeans sugirió en broma 100 euros. E, que estaba bastante borracho aceptó y se lo comió. La semana siguiente estuvo muy malo. No se me va a olvidar esa cucaracha medio comida intentando salir de su boca.

Esa noche me desperté en un campo de golf. Jeans estaba muy borracho y su novia se lo había llevado bastante pronto. De nuevo estábamos solos E y yo, el equipo de los jugadores más borrachos de Finlandia. Siempre los últimos. Bebimos chupitos y más chupitos y ninguno recuerda por qué nos separamos en un momento dado. Cuando me desperté había un grupo de golfistas de 60 años golpeando la bola en el Green y cuando me vieron empezaron a gritar como si hubieran visto un cadáver. Creo que fue la primera vez que conseguí que no me robaran la cartera, así que volví al hotel en taxi.

Pronto después de eso fui a jugar el EPT Barcelona 8k. Formaba parte de mi calendario con Tower y todavía no me habían respondido a mis emails sobre los pagos. Estaba empezando a preocuparme cada vez más. Al final vendí acciones de ese torneo. Fue uno de los últimos torneos que jugué antes de que Tower me estafara más de $50k, y acabé arruinado y debiendo mucho dinero a bastante gente debido a mis estupideces. Más sobre eso en la próxima parte.




BetRTR Tragaperras 01
BetRTR Tragaperras
"01"
BetRTR Tragaperras 02
BetRTR Tragaperras
"02"
BetRTR Tragaperras 03
BetRTR Tragaperras
"03"
BetRTR Tragaperras 04
BetRTR Tragaperras
"04"
BetRTR Tragaperras 05
BetRTR Tragaperras
"05"

Mas BetRTR Tragaperras Online >>>

We are not accepting deposits, we give only information.
Se aplicarán las Condiciones generales. 18+ Juegue con responsabilidad.
18

©BetRTR 2015-2018