BetRTR

Jugar por Dinero Real
100€ de bono gratis
Haga clic aquí

BetRTR > Artículos >

MI HISTORIA DE POKER DIFERENTE, VOL. 15: TAILANDIA, PARTE DOS.

En octubre de 2009 estaba en la isla paraíso de Koh Samui, alquilando una villa cerca del mar con mi novia y dos buenos amigos. Todos los días hacía sol y calor y nuestro internet era (sorprendentemente) bueno, así que podíamos grindear desde nuestros portátiles sentados en la piscina. Me encantaba toda la comida thai que probaba, nos divertíamos cada vez que salíamos y explorábamos la isla en moto tanto como podíamos. No hay nada igual. Uno de estos días voy a volar a algunas de las zonas más rurales de Tailandia o Vietnam, alquilar una moto y simplemente conducir durante semanas.

Así que, desde fuera, la vida era bastante buena. Intentaba parecer feliz y también ser feliz, pero cada día era más y más difícil porque mis finanzas estaban cada vez peor. Pronto llegaría a lo último que me quedaba. Tenía el dinero que la gente me había mandado para las acciones en la cuenta, pero solo me quedaban unos miles de mi propio dinero. No estaba en un buen estado mental para jugar al poker. Aun así, jugaba cada día, intentando salir del hoyo. Por supuesto, no salió bien.

Lo peor que ese downswing combinado con el estrés financiero me hizo fue que solo podía pensar en dinero mientras jugaba. Siempre he sido bastante degenerado y, a menudo, cuando jugaba el dinero era simplemente números en la pantalla. Incluso si cada apuesta que hacía llevaba el símbolo del dólar al lado en el software, no significaba nada. Había leído una entrevista con Patrik Antonius de cuando empezó a jugar y decía que era crucial olvidarse del dinero para jugar bien al poker. Yo había vivido fiel a esa regla. Incluso si tenía relativamente poco dinero, siempre conseguía olvidarme del dinero, porque siempre creía que incluso si busteaba, podría volver de nuevo a recuperarme. Solía jugar sin estrés, un poker atrevido donde metía faroles de check-raise en el river con la mitad de mi bankroll si quería, y generalmente me había ido bien.

Pero esta vez era diferente. Estaba realmente cerca de estar arruinado y quizá fuera algo de lo que no podría recuperarme. ¿Qué pasaría si busteaba? Asumiendo que nunca iba a recibir el dinero de TowerGaming, lo que parecía muy probable, tendría que devolver a la gente el dinero que habían pagado por las acciones y darme por rendido. Tendría que decirles que la imagen del joven baller que yo mismo había creado no era verdad, que no tenía más éxito que el grinder medio. Tendría que decirles que conseguí perder todo mi bankroll y que no podía jugar los eventos que tenía previstos. Toda la comunidad de poker de Finlandia se sería de mí. Lo pensé durante un tiempo, pero no me pareció una opción. Por fin había empezado a sobresalir ese año. Había llegado a dos mesas finales y entrado en premios en otros dos torneos. Había salido en la prensa finlandesa de poker, todavía tenía un sponsorship grande (o al menos la gente pensaba que lo tenía). Por primera vez en mi vida era alguien, algo. Si aceptaba el hecho de que no podía vencer el juego y que casi no tenía dinero para jugar, todo se habría acabado para mí. Tendría que buscarme un trabajo en Finlandia y probablemente no podría ser escribiendo dado que la había jodido masivamente en la gran oportunidad que me habían dado los de Pokerisivut. Mis amigos de poker pensarían que era un fracasado. Mi novia probablemente no habría pensado que era un fracasado, pero por aquel entonces pensaba que sí. Habría sido demasiado. No veía otra opción, tenía que seguir adelante.

Cuando lo pienso ahora, estoy seguro de que habría podido pedir prestado cinco o diez mil dólares a algún amigo que tenían fe tanto en mis habilidades de poker como en mí (por aquel entonces había mucha gente que pensaba, incorrectamente, que era muy bueno y que podía vencer fácilmente los mid stakes. Siempre se me había dado bien poner mi proceso mental por escrito y analizar manos después y por eso parecía siempre un jugador inteligente en mi blog. El problema para mí era mantener la imagen y no ayuda si juegas una o dos manos bien si tu plan de juego es una mierda y tienes un winrate negativo). Pero por supuesto, era muy orgulloso para hacerlo. Estoy casi seguro al 100% de que podría habérselo contado a E, toda la historia y que ni siquiera se la habría contado a nadie. Sé que me habría dejado suficiente dinero para seguir adelante y solo habría tenido que perder mi imagen con una persona, pero por supuesto, el orgullo se llevó lo mejor de mí.

El orgullo, algo tan incoherente que puede destrozar tu vida...

El día que la carrera empezó, visité un templo budista y empecé a runear bien.

La carrera de rake empezó. Jugamos cada día, generalmente nos despertábamos a mediodía y jugábamos hasta la hora de cenar, estábamos un rato con nuestras novias y volvíamos a jugar hasta altas horas de la madrugada. El primer día jugué al lado de la piscina de forma lateral al sol, así que me daba en la parte izquierda. Como resultado la siguiente noche mi parte izquierda estaba roja y la derecha no.

Jugué fatal desde el principio. Cada bote representaba una fracción de mi bankroll, una fracción significativa. Me cagaba encima cuando jugaba 200BB deep contra algún regular. Si hubiera tenido el dinero que perdí aquella noche en Bangkok, estoy seguro de que podría haber crusheado la carrera. Pero ni siquiera tenía la oportunidad de intentarlo.

Era la tercera o cuarta noche cuando por primera vez me puse a perseguir mis pérdidas. Había perdido unos $350 ese día, unos cuántos buy-ins. Pero cuando es el 10% del dinero que tienes, ya no son solo unos cuántos buy-ins, es una porción de tu dinero que se va. Y no lo podía soportar. Así que cuando E se fue a la cama, dije que iba a seguir grindeando un par de horas. Esperé hasta que se fue porque no quería que me viera hacer lo que iba a hacer. Y en cuanto estuve solo, abrí una mesa de NL400 e intenté ganar un buy-in desesperadamente. Hice un suck out en un all-in pre-flop contra un tío y conseguí lo que quería, me fui a dormir encantado y el día siguiente tenía una buena cantidad de rakeback tras quedarme break even y me prometí que nunca lo haría de nuevo.

Tienes que ser maduro. Estás metido en la mierda, pero puedes volver a salir. Tienes bastante con lo que jugar, solo juega bien y el resto se solucionará.

Repetí lo mismo al día siguiente, esta vez en NL600.

No recuerdo cuántas noches fueron, ya que perdí una pequeña cantidad cada día, una cantidad que merecía perder porque estaba jugando fatal, pero no tardé más de una semana para acabar completamente busto persiguiendo mis pérdidas. Me quedaban probablemente unos 400 euros en dinero tailandés en la cartera y el dinero de los compradores de acciones en mi cuenta bancaria, pero nada más. Estaba en una encrucijada.

Para resumir, había vendido el 50 por ciento de mi acción para los siguientes torneos: EPT Londres (que jugué), EPT Varsovia (que no jugué y por el que devolví las acciones a quienes las quisieron y transferí el resto para el EPT Deauville), EPT Vilamoura, EPT Praga. La gente me había mandado todo ese dinero y yo lo había guardado, eran aproximadamente unos $10k o así. Y TowerGaming ya me debía mucho dinero y no parecía que lo iba a recuperar. Así que solo tenía el dinero del 50 por ciento de las acciones vendidas, pero no tenía forma de cubrir mi propio 50 por ciento si Tower no me mandaba milagrosamente el dinero. Y ahora estaba busto. Tenía dos opciones: devolver el dinero de las acciones y conseguir un trabajo o buscarme la vida de otra forma. Siendo el imbécil orgulloso que era, la primera opción ni la consideré, así que decidí pensar un plan.

La red donde jugaba la carrera de rake y que más me gustaba ahora que Tower ni siquiera me estaba pagando rakeback (y todavía no podía jugar en otras salas de Ongame por mi contrato con Tower) era Entraction. Su software era bueno para multitablear y las partidas eran más suaves que en Stars o FTP. Acababan de sacar su propia serie de torneos live, los European Masters of Poker. Había jugado un par de esos torneos y tenían cuatro o cinco más en los próximos meses. Como era una serie nueva y querían que se hiciera popular, siempre ponían toneladas de paquetes como premios en carreras de rake y era muy fácil grindear un paquete (las carreras solían tener mucho overlay si contabas los paquetes contra el rakeback). Parecía bastante realista que consiguiera un paquete (valorado en 1500€ o así) para cada torneo fácilmente como parte de mi carrera de rake. También había preguntado a gente que conocía en una skin de Entraction si querían hacerme un plan de rake para ganar paquetes con descuento a cambio de llevar su logo en los torneos. Me ofrecieron un paquete de 1500€ por 2000€ de rake, que era algo que podía hacer fácilmente en una semana multitableando NL50, así que estaba bastante convencido de que no sería ningún problema conseguir esos paquetes.

Tengo un extraño fetiche con los accidentes aéreos de compañías comerciales. No sé si tiene algo que ver con mi perversa necesidad de alimentar mi miedo a volar, o por aquel capítulo en “Outliers” de Malcolm Gladwell que despertó mi interés. He leído todos los artículos en Wikipedia sobre todos los accidentes grandes de las aerolíneas comerciales. Me parece fascinante que prácticamente todos los casos donde se han perdido vidas han sido por una reacción en cadena de errores humanos, uno tras el otro. Generalmente empieza con algo muy inocente, una señal de peligro que pasa inadvertida o algo así. Después los pilotos se encuentran con un nuevo problema que se genera a causa del primer problema inocente y debido a que nadie se dio cuenta de ese primer problema, se llega a otro problema aun mayor y suma y sigue. Es un efecto bola de nieve y antes de que se den cuenta, ya se han estrellado. Pues más o menos eso es lo que me pasó a mí, aunque no puedo decir que yo estuviera pensando en otros, solo en mí mismo, al contrario que los pilotos que están intentando salvar las vidas de los demás.

La primera parte de mi demoledora caída fue algo inocente. Como básicamente estaba arruinado, decidí vender acciones para el resto de eventos de la temporada EMOP. Sabía que moralmente estaba mal, pero pensé que no sería para tanto. Estaba seguro de poder grindear los paquetes sin problemas y aparecer en los eventos, lo que sería perfecto y para los demás que habían confiado en mí, también. Así que puse un paquete en los foros finlandeses, vendiendo el 50% de los eventos. Era algo así como cinco torneos, cada uno valorado en 1100€. EL paquete total era entre 5500€ o $7500, y vendí la mitad.

De nuevo, las acciones se vendieron rápidamente y la gente me mandó el dinero. Ahora tenía dinero para jugar, dinero que en realidad no era mío. Básicamente pedí prestado una cantidad de la gente que confiaba en mí sin que ellos lo supieran. Por supuesto no pensaba con claridad y no conseguía darlo todo en las mesas porque tenía miedo a perder el dinero. Aun así seguía convencido de que podría grindear los paquetes. E incluso si fallaba, mientras consiguiera suficiente rake y quedarme break even, al menos no perdería el dinero que no me pertenecía.

Esas eran el tipo de explicaciones que me daba a mí mismo para silenciar mi conciencia. Por supuesto, sabía que estaba mal. Cada vez que se me ocurría una idea de estas raras, la parte dominante de mi cerebro que quería perseguir mis sueños de poker a toda costa y estaba dispuesta a tomar riesgos, chocaba conmigo y me sentía fatal. Cuando estaba a punto de publicar el paquete me sentí totalmente culpable porque sabía que algunos de mis amigos comprarían acciones y estuve a punto de cerrar todo el tema. Pero después recordé lo de TowerGaming y cómo me habían jodido tan brutalmente.

Mira lo que te hizo TowerGaming, tío. Lo que tú estás a punto de hacer es mucho menos. Tower te robó directamente, tú simplemente estás pidiendo un préstamo. Si el mundo no sigue las reglas, ¿por qué deberías hacerlo tú? Después de todo, ¿qué puede salir mal?

Clic. Mensaje enviado.

Todavía tenía una posición bastante decente en la carrera de rake, lo que hacía que quisiera seguir adelante. La carrera estaba a la mitad y yo iba el tercero o cuarto, lo que significaba que el premio eran unos 2500€. Todo lo que tenía que hacer era grindear durante un par de semanas más para al menos mantener mi posición y doblaría mi bankroll con el premio de la carrera, habrá solucionado mi primer paquete de las EMOP y tendría algo de dinero de nuevo a mi nombre.

Sorprendentemente, las dos siguientes semanas todo me fue muy bien. Empecé a ganar inmediatamente. Tuve un heater los primeros días que me ayudó a quitarme el miedo de perder el dinero y cuanto más ganaba más mejoraba mi juego. Incluso pude subir de límite. Acabé ganando la carrera, solo me superó un portugués que estaba claro que lo hacía con un amigo ya que empezó a jugar mejor y mejor a cada segundo y cambiaba de estilo cada 12 horas. Pero no me importaba, ya que ganar por el juego y recibir mi premio de la carrera de rake (y el paquete de las EMOP, haciendo que el dinero de las acciones ya fuera mío) subió mi bankroll de nuevo a las cinco cifras. No era mucho, pero suficiente para seguir adelante. Desastre evitado de momento.

Cuando todavía seguía totalmente busto y antes de poner a la venta el paquete de las EMOP había enviado un sms a David de TowerGaming. Pensaba que ya no había posibilidad de recibir el dinero porque me habían fallado tantas veces, que supuse que no pasaba nada por intentarlo. ¿Qué más podía perder? Creo que simplemente me cagaba en todo y amenazaba con hacerlo público si no me pagaban.

No me contestó, pero hacia el final de la carrera de rake, tuve noticias suyas. Me había olvidado de todo e incluso cuando dijo que me enviaría el dinero para el próximo EPT (Vilamoura) lo antes posible, no me senté a esperar. Ya lo había oído demasiadas veces. Por eso me quedé tan sorprendido cuando recibí un email de confirmación de MoneyBookers por una transferencia a mi cuenta. De hecho se me cayó la taza de té sobre el teclado. El tío me había mandado suficiente dinero para el buy-in del EPT. Madre de dios. Ahora de verdad tenía un bankroll Y dinero además para jugar. Increíble.

El email de David después de la transferencia fue corto y no me explicó nada. No me dijo por qué me había mandado exactamente esa cantidad y nada para los torneos pasados ni futuros. Solo me deseó buena suerte en Vilamoura y dijo que nos veríamos en Praga en el siguiente EPT. No sabía qué pensar. Me parecía que tenía dos posibilidades, empezar a quejarme por lo que había pasado y pedir todo el dinero que me pertenecía, o aceptar e intentar conseguir también el buy-in del EPT de Praga. Si al final David aparecía en Praga como decía y podíamos hablarlo cara a cara, ¿quizá podríamos resolver los temas pendientes del pasado?

Así que me quedé con el dinero, prometí promocionar Tower todo lo que podía y le dije que le contactaría pronto. No me contestó. Más tarde comprendí que fue probablemente un intento de David de evitar que todo saliera a la luz. Debe de haber sabido que no había otra forma para evitar que sacase la historia a la luz, así que me pagó algo para que siguiera jugando. Lo usó para comprar tiempo, y yo acepté esa oferta.

Otra de las razones por las que no estaba muy preocupado era porque ya tenía otro sponsorship a la vista para el próximo año. Sería para todos los EPTs y era con la skin de Entraction con la que había estado tratando. Sabía que los jefes eran finlandeses, que conocían mis blogs y el valor que tenían y me querían en su equipo para el próximo año. Tenían una reputación mucho mejor que la de Tower y, a pesar de mi mala experiencia con Tower, no tenía ninguna razón para no confiar en ellos. En privado, les había contado mis problemas con Tower y cómo iba a saltar de ese barco que se hundía en el momento en el que mi contrato terminase el 31 de diciembre de 2009. Acepté reunirme con los jefes en Ljubljana durante el primer EMOP, pero parecía como si fuese algo prácticamente cerrado. Así que tendría el año que viene ya listo. Las cosas me empezaban a ir bien de nuevo.

Los famosos cubos de refrescos y whiskey en la Full Moon Party en Koh Phangan.

Encontramos a este tipo en nuestro salón.

Pronto después de que la carrera de rake terminase, teníamos que dejar la villa. En nuestros últimos días en Samui hicimos cosa típicas de turistas como ir a la Full Moon Party y explorar la isla. E y su novia volvieron a Finlandia. Gina y yo nos fuimos de vacaciones antes de volar a Europa. Estas mini vacaciones ya las habíamos reservado hacía tiempo, cuando todo me iba bien en el poker y pensaba que una parada más en el viaje no sería demasiado cara. Pasamos unos días en Bangkok, y después una semana en Hong Kong y Macau. Quería probar las partidas live de Macau, pero había una larga cola para todas las mesas de low stakes así que decidí pasar.

No tengo mucho que contar sobre esas vacaciones con Gina, así que dejaré que estas fotos hablen por sí solas. Acabó siendo nuestro último viaje juntos y recuerdo que fue uno de los momentos más felices de nuestra relación. Cuando estábamos en Koh Samui pasamos mucho tiempo juntos, pero yo no estaba en cuerpo y mente allí, estaba o bien jugando o al menos pensando en otras cosas o estresándome sobre mis problemas financieros. Pero en Bangkok, Hong Kong y Macau fue diferente y nos lo pasamos muy bien. Ese viaje podría describirse como la famosa calma que precede a la tormenta.

El vuelo al Vilamoura EPT era vía Abu Dhabi y Londres. Tina tenía un vuelo directo a Finlandia. La parada en Abu Dhabi era a medio día y recuerdo pensar lo fantástica que parecía la ciudad desde el cielo. El agua que la rodeaba era turquesa, los edificios altos. Pensé en volver cuando tuviera suficiente dinero. Todavía no he ido pero sí planeo hacerlo en el futuro.

Llegué a Londres a las 7PM, y mi vuelo de conexión a Vilamoura salía a las 9PM. Solo cuando aterricé me di cuenta de que era en un aeropuerto diferente y tuve que ir a por el equipaje rápidamente y buscarme la vida para llegar al otro aeropuerto. No estaba preparado para eso y pensé que la distancia entre los aeropuertos no podía ser tanta, así que me subí a un taxi. Me costó 200 libras. Cuando llegué al otro aeropuerto descubrí que tenían autobuses cada 15 minutos y me habría costado menos de 10 libras. Irónicamente, uno de esos autobuses incluso nos adelantó en la autopista. De nuevo, dinero bien gastado...

Tras un aterrizaje algo forzoso en el aeropuerto del Algarve me dirigí a Vilamoura con sentimientos encontrados. Tenía esperanzas de que todo saliera bien. Me sentía bien gracias al upswing que me había salvado, pero no tan bien sobre mi juego ni mi futuro. Los diez días o así que no jugué por las vacaciones con Gina, me ayudaron a pensar sobre las cosas y verlas desde otra perspectiva. Y ver la vida de forma objetiva por primera vez en un tiempo, me ayudó a darme cuenta y admitir que seguía siendo un mal jugador de poker. Todavía tenía esa sensación de miedo y angustia que me sugería que no iba a salir bien. No sé por qué, porque había logrado parte del dinero de Tower y no pensaba que me fueran a seguir estafando, había conseguido volver a estar fuera de los números rojos también… pero aun así, no podía evitar sentirme de esa forma.

Me subí a un taxi en dirección Vilamoura. Durante el familiar trayecto, mi humor mejoró y volví a sentirme con esperanzas, incluso algo excitado. Si no por mi futuro, al menos por el futuro cercano. Estaba en el mismo lugar, en el mismo casino donde había llegado a la mesa final del único torneo que había jugado allí, el Unibet Open, hacía un año y medio, la primera vez que acabé en premios en un torneo live.




BetRTR Tragaperras 01
BetRTR Tragaperras
"01"
BetRTR Tragaperras 02
BetRTR Tragaperras
"02"
BetRTR Tragaperras 03
BetRTR Tragaperras
"03"
BetRTR Tragaperras 04
BetRTR Tragaperras
"04"
BetRTR Tragaperras 05
BetRTR Tragaperras
"05"

Mas BetRTR Tragaperras Online >>>

We are not accepting deposits, we give only information.
Se aplicarán las Condiciones generales. 18+ Juegue con responsabilidad.
18

©BetRTR 2015-2018